Marcelo Gustavo Font

 

El camino a la felicidad consiste en darse cuenta de que existe otro yo que crea la realidad personal de cada uno.


Tu yo del corazón, tu auténtico yo, es el responsable de esa creación.


Cada uno debe experimentarlo por si mismo para poder comprenderlo.